La fuerza comunicativa de los mandos intermedios

mando intermedio, habilidades

mando intermedio, habilidades

 

Los mandos intermedios son piezas clave en cualquier empresa. Su papel es importante al ser, utilizando un símil del mundo del motor, la correa de transmisión entre la dirección y los empleados. Esta función, que en principio puede parecer no tener mucho valor, es básica para un buen  funcionamiento de la organización en general y de la comunicación interna en particular.

La responsabilidad de un mando intermedio deriva, por un lado, de tener que transmitir a sus equipos las decisiones de la cúpula de la compañía haciendo que se cumplan; y por otro, de captar las necesidades de los colaboradores y darla a conocer al equipo directivo para que se ocupen de aquellos aspectos que los empleados necesitan resolver. Conseguir llevar a la práctica todo esto no es una tarea fácil y requiere que el mando intermedio posea una serie de habilidades. Entre sus conocimientos debe estar el de ser buenos comunicadores.

En primer lugar los mandos intermedios tienen que ser conscientes de que son una de las palancas que promueven la comunicación interna. Por ejemplo, cuando se lanza una comunicación en cascada, tienen que transmitirla a sus equipos sin esperar a que su superior les diga que tienen que continuarla. En segundo lugar deben ser inquietos y preocuparse por conocer bien lo que ocurre en la empresa de cara a plantear cuestiones, resolver dudas de sus colaboradores, etc. En su rol de comunicadores también es importante que tengan la habilidad de recoger las necesidades de sus equipos. No es válido que solo den órdenes, sino que también tienen que saber cómo se está trabajando, qué cosas se están haciendo bien para continuar en esa línea y cuáles no para corregirlas.

La pregunta que hago es: ¿son los mandos intermedios conscientes de su fuerza comunicativa? Posiblemente esto no depende tanto de la persona como de que la organización se preocupe de formarla en esta materia. Es importante trabajar este aspecto si queremos que nuestros mandos intermedios también cumplan su rol de comunicadores internos. Si no lo hacemos así puede darse el caso de fallos en la comunicación o de falta de información tanto descendente como ascendente.

¿Creéis que las compañías se preocupan por formar a sus mandos intermedios en su papel de comunicadores?